La insólita situación ocurrió en el estado de Chihuahua, México.

Como parte de un programa de desarme auspiciado por el gobierno de México, la policía monto diversos módulos de canje, en los que, la ciudadanía puede acudir y entregar sus armas a cambio de vales de comida.

Debido a la magnitud del arma, a su arribo al módulo de canje de alientos, las autoridades optaron por llevársela detenida para interrogarla sobre la procedencia del proyectil.

La jornada transcurrió tranquila hasta que una mujer llamó la atención al acudir y solicitar ayuda de las autoridades para que fueran por un misil que tenía en su casa.


Después de examinarlo, los uniformados informaron que el artefacto explosivo no contaba con la ojiva, ni con los químicos que lo hacía detonar.

A pesar de su intención de participar en el programa, la mujer fue detenida para ser interrogada para saber cómo obtuvo el misil.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.