El ex candidato presidencial consideró que puede ser «una aspiración institucionalmente dañina para el futuro del país».

El ex ministro de Economía y ex candidato presidencial Roberto Lavagna advirtió hoy que «pretender» que el presidente Alberto Fernández y la vicepresidente Cristina Kirchner «se distancien», puede ser «una aspiración institucionalmente dañina.

«Pretender que el Presidente y la vicepresidente se distancien o tomen caminos distintos es una aspiración institucionalmente dañina para el futuro del país que, por otra parte, ya se concretó en una ocasión reciente y nos fue mal, muy mal», publicó Lavagna en su cuenta de la red social Twitter.

El ex ministro de Economía destacó que «lo mejor que nos puede ocurrir es que la fórmula presidencial se mantenga unida pero dentro del concepto de ‘alcanza para ganar pero no para gobernar'».

«Nada cambió desde hace 10 meses como para olvidarse de esta parte del análisis que originó la fórmula», resaltó el ex candidato presidencial.

En esa línea, precisó: «La sociedad argentina no está para soportar extremismos ni de derecha ni de izquierda. Aceptar la idea de respetar la unidad de la fórmula que fue elegida implica también respetar un equilibrio hacia el ‘centro’ que permita gobernar».

«La fórmula debe mantenerse unida en un contexto donde el presidente pueda gobernar con todas las facultades y libertades inherentes a la función. Otra alternativa resultaría muy perniciosa, hasta peligrosa, para el destino del país y, por ende, sus ciudadanos», enfatizó.

Por último, Lavagna afirmó que «cada sector debe ejercer el lugar que le asignó la ciudadanía: el oficialismo, en el Gobierno con las investiduras bien definidas, y la oposición con propuestas constructivas y señalando los errores que crea adecuado resaltar, nunca propiciando desvirtuar lo que decidió el pueblo».

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.