Fue por 42 votos a 27. Ahora giró el proyecto a Diputados y avanzará con la remoción del procurador interino, Eduardo Casal.

El oficialismo aprobó esta noche en el Senado y giró a Diputados el proyecto de reforma del Ministerio Público que flexibiliza la designación del procurador General de la Nación y reconoció que buscará remover al jefe de los fiscales interino, Eduardo Casal.

La iniciativa impulsada por el Frente de Todos fue aprobada con 42 votos a favor y 27 en contra por parte de Juntos por el Cambio y el Interbloque Federal, que consideraron que la reforma permitirá reemplazar al procurador interino con el voto de la Comisión Bicameral de Ministerio Público del Congreso y le dará «mayor control al oficialismo de turno».

La bancada oficialista justificó la baja de la mayoría para elegir al procurador con la eliminación del mandato vitalicio que rige actualmente, mientras aseguró que la situación de la Procuración es «irregular» y afirmó que «no se trata de Rafecas sí o Rafecas no, se trata de Casal sí o Casal no».