La mujer se rehúsa a cumplir con el régimen de visitas impuesto por la Justicia.  

Es la primera medida de este tipo desde la creación del Centro de Abordaje de Violencia Intrafamiliar y de Género. La detención de  M. L. Z (no se revela su identidad para resguardar al menor) fue el resultado de un largo historial de conflictos y denuncias cruzadas entre una expareja.

La escalada de denuncias, que en principio eran por amenazas, llegó cuando el padre del  chico fue denunciado por el presunto abuso sexual del nene. Fue entonces cuando el régimen de visitas quedó suspendido y el hombre fue sometido a un proceso del que resultó absuelto.

Tras una serie de informes psicológicos y evaluaciones de todo tipo, la jueza de menores que lleva la causa restituyó el régimen de visitas, pero la mujer se negó sistemáticamente a permitir

“La señora inició un impedimento de contacto tras otro y es por eso que la jueza decidió que se cumpliera con el régimen con la fuerza pública y aún así lo siguió impidiendo”, contó a DIARIO DE CUYO  la doctora Claudia Salica, a cargo de la Unidad Fiscal de Investigación (UFI) contra los delitos de violencia intrafamiliar y de género del CAVIG.

Según la información oficial, sólo en el mes de diciembre el hombre denunció 4 veces a su ex por impedimento de contacto y pese a la presencia policial volvió a hacerlo en enero.

Fue entonces que la doctora Salica pidió la detención. “Ya no había manera de que la señora atendiera que tenía que entregar al menor para revincularizarlo con el padre, se intentó por todos los medios”, reconoció la funcionaria judicial.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.