El valor de las acciones de YPF no para de caer y no se debe a la crisis internacional del petróleo que se suscitó con la pandemia. Desde que la empresa anunció que ofrecería un canje para reestructurar toda su deuda privada, el precio de la acción cayó de US$4,8 a los actuales US$3,715.

Según la valuación del mercado, la petrolera vale en su totalidad US$1469 millones, apenas un poco más que los US$1362 millones de Pampa Energía, y muchísimo menos que los US$98.620 millones de Mercado Libre o los US$8372 millones de Globant, para comparar con otras empresas argentinas que cotizan en Nueva York.

Entre ayer y hoy, la cotización aceleró la caída, luego del rumor de que Guillermo Nielsen dejaba la presidencia de la petrolera, el exsecretario de Finanzas, quien negoció el canje de deuda soberano de 2005, fue parte del diseño de esta ambiciosa reestructuración que está llevando adelante la empresa.

De hecho, la principal razón que impulsó la oferta de canje fue la falta de reservas del Banco Central, una situación que no permite que le venda los dólares necesarios a YPF para hacer frente al vencimiento de US$413 millones que tiene el próximo 23 de marzo. Es por eso que la petrolera debe refinanciar un bono que reestructuró hace menos de siete meses.

En el mercado financiero, los inversores leyeron este canje como un avance más del Estado argentino dentro de la dirección de YPF. Esto se suma a la injerencia del Gobierno en los aumentos de precios de los combustibles y al efecto de los congelamientos tarifarios, que genera que las distribuidoras de gas le paguen con demoras el suministro o que incluso Metrogas, de la cual YPF tiene mayoría accionaria, directamente no le cancele su deuda.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.