Son casos que meten miedo. Nadie está exento del peligro que significa la justicia por mano propia,  Y menos, en las zonas más vulnerables y alejadas de la sociedad, que se transforma en un verdadero caldo de cultivo para el denominado «justicia por mano propia»

El adolescente no tendría nada que ver con el hecho por el cual dos sujetos lo golpearon, pero la Policía lo detuvo y lo trasladó a la comisaría donde pasó siete horas en un calabozo entre presos comunes, quienes le prestaron una manta para que no durmiera en el piso, según indicó la abogada de familia Dorita Aguiar, quien representa a los padres del menor.

Según la versión de la letrada y reforzada con la de los padres, el adolescente tras quedarse en su abuela salió a ver y a saludar a un amigo en el Loteo Maradona, en Chimbas, a pocos metros de la casa de su nona y cuando regresaba vio que dos sujetos se le acercaban corriendo.

El chico dijo que pensó que le iban a robar por la experiencia que tuvo su hermano días antes cuando fue asaltado, por lo que comenzó a correr para llegar a la casa de su abuela mayor de 70 años.

Con la desesperación el menor tropezó y se cayó al piso, ahí dos individuos mayores lo golpearon con un bate de béisbol en la espalda y en las piernas y cuando arribó la Policía que fue puesta en conocimiento del hecho, lo siguieron golpeando quienes lo confundieron.

Por las lesiones el chico no recibió asistencia médica y tampoco lo vio el médico legista, informó la abogada.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.