China lanzará a mediados de 2022 su primera misión dedicada a la heliofísica específica: el Observatorio Solar Avanzado con Base en el Espacio.

El satélite operará en una órbita sincrónica con el sol a 720 kilómetros sobre la Tierra para mantener una estrecha vigilancia del astro las 24 horas. Con una masa total de aproximadamente 1000 kilos, se espera que el satélite funcione durante al menos cuatro años, según el Observatorio de la Montaña Púrpura de la Academia de Ciencias de China, citado por Xinhua.

Los principales objetivos científicos de la sonda incluyen la observación del campo magnético del sol y dos grandes fenómenos eruptivos, o estallidos en la estrella, que son las erupciones solares y las eyecciones de masa coronal (CME).

Hasta ahora, el sol es la única estrella fija que los humanos pueden estudiar en detalle. La gran mayoría de su radiación está bloqueada por la atmósfera terrestre. Solo enviando sondas al espacio se puede presentar una imagen completa del sol para estudios posteriores.

Como el temperamento del sol varía en un ciclo de 11 años y la estrella entra en el ciclo solar 25, se estima que alcanzará su máxima radiación alrededor de 2025.

El satélite también dará cuenta de su potencial en la predicción del tiempo espacial. Las CME (eyecciones de masa coronal) pueden ser detectadas al menos 40 horas antes de su llegada por el observatorio, lo que se espera que facilite aún más las alertas tempranas de daños al entorno electromagnético de la Tierra.

Desde la década de 1960, se lanzaron a nivel mundial más de 70 satélites relacionados con la observación solar. Se espera que el ASO-S cubra la brecha de China en este campo, según Gan.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.