San Teodoro fue un eremita del siglo V que nació en Constantinopla.

A día de hoy, se sabe poco sobre la vida de este santo, que vivió a lo largo del siglo V. Nació en Constantinopla en una familia rica y piadosa. Es uno de los grandes santos del monaquismo oriental de los primeros siglos del cristianismo.

Cuando era joven, se sintió atraído por la vida de los eremitas del desierto, quienes adoptaron una forma de vida austera y dedicaban su tiempo a la oración. Con esta premisa, se retiró a vivir al pie del monte San Aencio, en Calcedonia.

Allí le nombraron como Triquino, debido a los largos pelos que componían su única vestimenta. Dios le consagró con el don de desterrar demonios y obrar milagros. Una vez muerto, su muerte se convirtió en un lugar de peregrinación, ya que su sepulcro destilaba un ungüento que tenía la facultad de curar enfermedades.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.