Claramente no está permitido circular en moto y bicicleta por la vereda, hay inquietud y preocupa mucho. Desde hace un tiempo, es muy frecuente la circulación de vehículos como bicicletas y motos sobre las veredas de las calles céntricas.
Supongamos que esta costumbre no es algo que ocurre sólo aquí sino en muchos barrios de la Argentina. En tiempos en los que se construyen ciclovías y que el estado invierte en educación vial, debiera establecerse una norma que regule el tránsito de este tipo de vehículos, tanto por una cuestión de seguridad del propio conductor como del resto de personas con quienes comparte el uso de la vía pública. No debe ser muy difícil o complicado hacer esto, que al fin y al cabo mejoraría la convivencia y evitaría todo tipo de problemas.


El espacio para que el peatón pueda transitar tranquilo y con comodidad es la vereda, sin embargo parece que hoy en día salir a la calle es un acto temerario, sobre todo para las personas mayores. Parece que a cada paso uno tiene que mirar para todos los costados a ver si no pasa una bicicleta o una moto a toda velocidad. Entiéndase que en un barrio los chicos circulan en sus bicis por las veredas por seguridad, eso es aceptable solo para aquellos pequeños que estaban haciendo las primeras experiencias con sus bicis.


Hoy la vereda se utiliza como si fuera una arteria alternativa más rápida para ciclistas y motociclistas, trabajen o no como repartidores, tengan la edad que tengan y cumplan un rol social. Ahora es algo normal, común, corriente.
Quizás no tendríamos que esperar que ocurra una tragedia, para tomar medidas. Un vecino de Capital dijo “no esperemos sufrír una experiencia dolorosa para tomar conciencia, un día saliendo de mi casa fui atropellado por una bicicleta, era conducida por un joven, me provocó una caída, yo tengo 70 años, el chico se levantó y se fue, y quede tirado hasta que vino un vecino y me ayudo a levantarme”, el señor pidió reservar de su identidad.

El hecho nunca tuvo justicia. Simplemente, ante esa situación, ese chico volvió a subirse a su bicicleta y se fue como vino, dejando atrás a un anciano tirado en el suelo. Ojalá algún día se regule un poco la circulación en este tipo de vehículos, que se controle seriamente el tránsito y, fundamentalmente, se eduque a la población en consecuencia”, expreso.


No es tan complicado entender que no se debería circular sobre ningún vehículo por la vereda.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.