San Ángel de Sicilia, mártir de la iglesia Católica que transformó la Orden de los Carmelitas.

La Orden se transformó en una orden mendicante contemplativa en el siglo XIII, cuando fue introducida en Occidente, de acuerdo con la Regla de san Alberto de Jerusalén (año de 1214 aprox.) Fue en el siglo de San Francisco de Asís y Santo Domingo de Guzmán cuando el surgimiento y la propagación de las órdenes mendicantes, trajo una verdadera revolución espiritual en la Iglesia de Cristo.

En Licata (Agrigento) se encontró con el escudero Berengario, que además de ser un cátaro llevaba una vida incestuosa. Así, Ángel convenció a la compañera de este hombre a que lo dejara.  Ocasionó la furia de Berengario, que lo atacó mientras predicaba en la iglesia de los Santos Felipe y Santiago, hiriéndolo de muerte con cinco golpes de espada.

Ángel fue trasladado a una casa cercana por los fieles, en donde cuatro días más tarde, murió a causa de sus heridas. Era un 5 de mayo del año de 1226. Antes de morir pidió a los habitantes de Licata y los fieles que perdonaran al asesino. Fue enterrado en la iglesia donde fue agredido, más tarde su tumba se convirtió en centro de peregrinación, su culto se extendió rápidamente.

La Orden de los Carmelitas lo venera como un santo por lo menos desde 1456 y el Papa Pío II (1405-1464), aprobó su veneración pública. Sus restos fueron trasladados en 1662 a una nueva iglesia llamada Santa María del Carmen, erigido por los habitantes de Licata, que habían sido preservados de una plaga (durante el virreinato de Nápoles en 1656) por la intercesión del santo.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.