No hay nada más noble que ganarse la vida con el sudor de uno mismo. Ésta es la historia de Naira Aguirre y Mauro Ortega, quienes llevan adelante su emprendimiento que hoy es el principal sustento.
Naira y Mauro comenzaron el emprendimiento para mejorar su calidad de vida. Venden pan casero en la calle y también ofrecen su mercadería por Facebook.


La pandemia de COVID-19 que ha azotado al mundo también ha significado la apertura de nuevos negocios y productos que antes también existían, pero que hoy han adquirido otro espacio. Se trata de los panes caseros, cuyas recetas han aumentado en internet y se han alzado como lo más buscado en las redes sociales.
Los chicos caminan durante extensas jornadas para poder vender la mercadería, se ha dedicado durante el último tiempo a vender en las calles de Rawson y ahora se extendieron a los barrios de Capital.


“La gente humildes es la que más nos compra y por ahí nos convida algo caliente para pasar el frío” dice Naira.
En tanto que Mauro agrego: “Éste es un emprendimiento que está desde hace un tiempo. Tenemos nuestra clientela que busca el pan casero; como hace mucho frío parece que da más hambre por lo que la gente lo lleva”.


Y también se refirió a estos tiempos de crisis, en los que las ventas disminuyeron. “Antes compraban mucha cantidad, pero hoy llevan solo lo necesario, sin embargo nosotros salimos todos los días”.
Por último, destacó el apoyo de la familia y de amigos que le colaboran para que puedan vender todos los días e incluso vivir de esta actividad.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.