7 de julio de 2022

sanjuanaldia

Un mundo de noticias

Según The Economist, la guerra en Ucrania desembocará en una hambruna mundial

Una publicación de la revista británica The Economist alertó a muchos. Según la portada de hoy, la guerra entre Rusia y Ucrania conllevará una masiva hambruna en todo el mundo, ya que vuelve a golpear el sistema alimentario global debilitado por la Covid-19, el cambio climático y provocaría un “shock energético”.

En la portada de su última publicación, el medio tituló “La catástrofe alimentaria que se avecina”, donde muestra una espiga de trigo formada por calaveras. En el artículo, señalan que debido al conflicto bélico las exportaciones de cereales y semillas procedentes de Ucrania se han detenido. Esto a su vez ha hecho que el precio del trigo se dispare por encima del 50% y llegue a máximos históricos.

La guerra profundizó golpeó un sistema que ya venía debilitado: en los últimos dos años se duplicó ña cantidad de personas con inseguridad alimentaria grave y que en los últimos seis años hubo un aumento de más del 500% de personas que viven en condiciones de hambruna.

“Al invadir Ucrania, Vladimir Putin destruirá la vida de las personas que se encuentran lejos del campo de batalla, y en una escala que incluso él puede lamentar“, advierten en el artículo. Además indican que los costos volvieron a incrementarse porque India suspendió las exportaciones de trigo “con efecto inmediato” debido a que las altas temperaturas de las últimas semanas han mermado la productividad de la cosecha.

The Economist destaca que el 18 de mayo el secretario general de la ONU, António Guterres, advirtió que en sólo dos años, el número de personas con inseguridad alimentaria grave se duplicó: pasó de 135 millones antes de la pandemia a 276 millones hoy. A la vez, dijo que “más de medio millón de personas viven en condiciones de hambruna, lo que implica un aumento de más del 500% desde 2016”.

“Estas aterradoras cifras están inextricablemente vinculadas a los conflictos, tanto como causa, como efecto. Si no alimentamos a la gente, nutrimos los conflictos”, agregó. En este sentido, la publicación recalca que “si la guerra se prolonga y los suministros de Rusia y Ucrania son limitados, cientos de millones de personas más podrían caer en la pobreza. El malestar político se extenderá, los niños sufrirán retrasos en el crecimiento y la gente morirá de hambre”.