29 de septiembre de 2022

sanjuanaldia

Un mundo de noticias

Manéjate como quieras

La intención de esta nota es demostrar y demostrarnos lo mal que manejamos y la falta de empatía con nuestros coterráneo. Sí. En plural. Porque a pesar de que casi todos critican las maniobras de los demás al volante, pocos reparan en los propios errores, por omisión, desconocimiento o, lo que es peor, por desinterés.
Es común en nuestros días escuchar o leer sobre los siniestros viales en nuestra provincia  por lo general cuando se aborda el tema de la conducción, automáticamente nos defendemos: Sé manejar, no necesito que alguien me enseñe como  hacerlo. Si es buen observador podrá darse cuenta de la cantidad de cuestiones donde fallan incluso aquellos que dicen que conocen al dedillo las reglamentaciones.

Muchos sanjuaninos, no son de seguir lo básico y teórico que te pide la conducción. Si uno frena de repente para girar, y no avisa (guiño, mano, pie, lo que sea), corre el riesgo que el quien viene detrás no tenga tiempo de advertirlo y ocurra un accidente. Entonces, ¿para qué arriesgarse a ser chocado? ¿No es mejor avisar la maniobra a realizar para minimizar el riesgo?

Otro factor  fundamental a la hora de circular que suele verse es el de la comodidad. Muchas veces podemos observar gente que, simplemente por no hacer un par de cuadras más, como dar la vuelta a la manzana), se cruza de carril en solo unos metros, o frena abruptamente, o, peor aún, hace marcha atrás en plena congestionada avenida, para no pasarse de la calle donde debía girar, o dobla hacia la izquierda en una avenida.

Ni siquiera se tienen en cuenta de quién es la prioridad en una bocacalle (el que va por la derecha), o en una rotonda (el que transita por ella); una cuestión de mínimo respeto y un conocimiento básico de las reglas serían de gran ayuda.

Hay mucha gente que comete errores infantiles, como no utilizar el guiño para doblar; es común ver autos que recorren varias cuadras con las balizas prendidas y quien viene detrás no sabe si busca estacionar o es un descuido.

Estacionar en las veredas, rampas de discapacitados o en los lugares de carga y descarga es común, en el bulevar. Cuando llega el inspector lo primero que decimos es no me di cuenta, pero los carteles están y son más que notorios. El giro a la izquierda de avenida a calle es común en nuestra ciudad.

Imprudencia en vivo y sin multa, el señor que conducía su motociclista por la vereda no quiso perderse detalles del siniestro vial, unas fotos y a seguir conduciendo.

La falta de señalización es un pedido de los vecinos en el gran San Juan, calles sin sendas peatonales, sin el semáforo correspondiente, algo que mínimamente podríamos comenzar a darle solución si queremos bajar los índices de siniestros viales.

Las autoridades controlan, pero no es suficiente pedir carnet, seguro, RTO, pero hay muchos conductores que pasan semáforos en rojo con cámaras de seguridad en cada esquina y nunca reciben una multa,  una docena de autos, por día, anda contramano lo más campante y la mayoría pertenece a gente que vive en la zona.

Creció el uso de casco, pero la mayor cantidad de víctimas viales son motociclistas.