28 de marzo de 2023

sanjuanaldia

Un mundo de noticias

Murió una docente de 45 años por hantavirus en Bariloche

Estuvo 48 horas internada en terapia intensiva. Intentaban establecerse cómo se contagió.

Por el deceso de la docente, el Consejo Escolar local, directivos y docentes expresaron su dolor, al igual que sus vecinos.
También se manifestó en el mismo sentido el intendente de la ciudad, Gustavo Gennuso.

“Siempre es doloroso cuando una vecina joven nos deja”, sostuvo el jefe comunal en declaraciones publicadas por el sitio El Cordillerano.

Gennuso, al confirmar el hecho, indicó: “Falleció Natalia Ayala, una conocida docente del barrio El Frutillar por hanta y eso siempre trae miedo y susto, son enfermedades de alta mortalidad, hay un montón de prevenciones y no es la primera vez que pasa”.

“Al dolor de la pérdida de una vecina joven, un dolor importante, sobre todo para el barrio y el jardín, tratemos de sacar el miedo, son cuestiones que hay que tomarlas con respeto pero sin atemorizarse”, agregó.

La zona andina de Neuquén, Río Negro y Chubut se considera endémica de la enfermedad, ya que viven los ratones colilargos, que la transmiten.

El último brote importante se había dado en la zonas de Epuyén, entre 2018 y 2019, con un saldo de once fallecimientos.

Según el Ministerio de Salud de la Nación, la enfermedad por hantavirus es una zoonosis emergente producida por virus ARN pertenecientes a la familia Bunyaviridae.

Los virus producen en los seres humanos dos formas clínicas graves, la Fiebre Hemorrágica con Síndrome Renal, en Asia y Europa, y el Síndrome Cardiopulmonar por Hantavirus, en América.

Los hantavirus se transmiten fundamentalmente por inhalación de aerosoles cargados de partículas virales provenientes de las heces, orina y saliva de roedores infectados.

La transmisión al humano generalmente ocurre al introducirse en el hábitat de los roedores en zonas suburbanas y ambientes rurales, principalmente en los peri-domicilios y durante el desarrollo de actividades laborales, recreativas, o en lugares cerrados como galpones o depósitos infestados por roedores.

El síndrome cardiopulmonar por hantavirus puede presentarse como un cuadro leve con un síndrome febril inespecífico o llegar hasta la manifestación más grave con insuficiencia respiratoria grave y shock cardiogénico. Los primeros síntomas son similares a un estado gripal: fiebre de 38 grados, dolores musculares, escalofríos, cefalea, náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea sin compromiso de vías aéreas superiores.